¨Lo único que puedo decirles a ustedes es que si me hacen una pregunta y no sé la respuesta, les diré directamente que no sé la respuesta, pero también buscaré la forma de encontrarla, y cuando la tenga, se la daré. ¨

lunes, 30 de noviembre de 2009

¨Con la mirada...

Búscame por favor
que yo aun no te veo
es decir
te veo siempre
yo te he creado
sé que eres
de algún modo extraño sé que eres.
Te he hecho una casita en mi pecho
para cuando vengas
pero me tendrás que tumbar.
No tumbarme en un colchón ni sobre la hierba.
Tumbarme del primer golpe
directo a la lona
con la primera mirada
porque yo sé que cuando te vea
escribiremos 100 frases con la mirada
y me dirás
vayámonos de aquí
donde nadie nos vea hacer el amor.

Pero no te olvides
búscame
que no sabré cómo eres
hasta que me tumbes.¨

Marwan

domingo, 29 de noviembre de 2009

Golfa!

martes, 24 de noviembre de 2009

Thinking about... the next year.

Se abre un nuevo plazo de solicitud de becas, y yo NO quiero quedarme en Salamanca.

¡Ojo! No pretendo transmitir que de allí no me tire nada y el irme lo haya corroborado.
A quien tengo, lo tengo. Y en ocasiones lo siento más cerca que cuando vivía a escasos kilómetros.
Las relaciones secundarias curtidas en la obligatoriedad del día a día acaban disipándose, por muy buenos y puntuales momentos que te hayan aportado. Aunque nos cueste creerlo, son personas de paso, personas que constituyen una etapa (o ni eso), pero que el propio ritmo de la vida las hará desaparecer de la tuya.
Más punzantes son las relaciones rotas, gente que no (te) dá más de si. Momentos que en el intento de estirarlos explotan en la cara . Los parches son el consuelo de insensatos; es necesario depurar para volver a empezar, y si la herida palpita a muerte, desechar sin reparo.

La mente es demasiado enrevesada para nuestro conocimiento, engañosa a veces.
Puede hacerte creer que echas de menos lo que en realidad tanto bien te hace alejar. Suerte que el tiempo le da la mano y la esclarece, de forma que al final estrañas a quien/lo que te llena de vida, odias a quien/lo que te la robaba, e indiferencias todo(s) aquello(s) que no indagó más que en la superficie.

[[Muito obrigada por tu inteligencia, pero podías haber sido más rápida.]]


No pierdan el control; Si algo les hace sacar lo peor de si, mándenlo lejos, aunque sería mucho mejor si lo hacen antes de que esto ocurra; No sonrían a quien no les hace gracia, como no regalen palabras bonitas solo por serlo, deben sentirlas; Ábranse a conocer gente, el porcentaje de gilipollas aumenta, pero también lo hace el de interesantes; No hablen por hablar, ni discutan por discutir;
Pero sobre todo, siéntanse afortunados si pueden contar a su GENTE con los dedos de una mano, aunque sobren. Déjense la vida en cuidarlos, y no den nada por sentado, porque en ellos va a residir su grandeza.
No conozco al hombre más inteligente ni más rico del mundo, pero les aseguro que si me dijeran que acabó su vida solo, para mi sería muy, muy pequeño.


sábado, 21 de noviembre de 2009

Quique González.


A los 16 años tenía dos propósitos:

-Ver a Alejandro Sanz en concierto. Hecho

- Asistir a un partido de la NBA con perrito ambulante y pantallas gigantes incluídas. Pendiente


Tardé en añadir un tercer punto, el tiempo que tardé en conocerle.

-----------------------------> entradas en mano.


¡Vamo que nos vamos!







[[Ahora la lista es bastante más extensa, pero eso, ya os lo cuento otro día.]]

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Razón-Pasión.

El estudio de la mente siempre me ha resultado fascinante. No tiene límites, no tiene normas, no tiene ataduras. No creo en los porcentajes, ni en el mito del 10%. Pero de lo que sí estoy segura es de que si la trabajaramos más podriamos sorprendernos.

No existen personas 100% racionales, aunque lo intenten aparentar. Serían robots y es precisamente la pasión lo que nos diferencia de ellos. Aunque cada uno estemos bañados en diferente cuantía.

La cabeza te hace fuerte, el corazón vulnerable. Siempre.

Veo dificil complementar ambos ámbitos. Me hacen gracia esos ¨yo soy 70% racional y 30% pasional¨, o ¨yo soy fifty-fifty¨, no chico/a no! oye que si hoy te enamoraste de alguien que no te hace ningún bien y no pusiste tierra de por medio, has actuado pasionalmente, aunque tu cabeza no te deje dormir por las noches.
Se pelean, se enredan, se anteponen, pero generalmete acaba venciendo uno, o el propio peso de la situación.

Pondría a estudio a lo que consideramos ¨persona racional¨,o actúa como tal. Le abriría la cabeza, investigaría por dentro y formularía un antídoto ante la pasión negativa.
Relacionamos lo racional con lo frío y calculador, falta de emoción, y seriedad. En cambio el corazón encaja con lo arriesgado, con lo sentido, y con las historias apasionadas de película.
¡No señores! Es racional y positivo saber hasta donde llegar, cuando parar, y cuando esquivar. Pero lo que realmente hace inteligente a la cabeza es saber en que momento debes dejarte llevar, dar rienda suelta a lo que sientes sin temer las consecuencias. En que instante debes permitirte vivir eso que nos hace GRANDES, especiales, diferentes.

La cabeza debe sostener al corazón, limitar o facilitar, sí, esa es su función. Ese es el equilibrio perfecto, sin porcentajes, sin residuos.



Por mi parte, me tropiezo con la misma piedra trescientas mil veces, pero en cada una de ellas mi cabeza va tomando más fuerza impregnando todo sentimiento pernicioso.
Estoy segura de que en la trecientas mil uno, dos, o mañana mismo, habrá conseguido ¨inteligentarse¨ por fin.





martes, 17 de noviembre de 2009

¨Yo soy yo y mis circustancias¨



Hace años, alguien me repetía constantemente: ¨cuando aprendas a aceptar, en lugar de esperar, tendrás menos decepciones¨. Y la verdad esque odiaba esta frase, no conseguía sostenerla y mucho menos hacerla mía. Caía vencida ante el ¨nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando¨ que impregnaba mis carpetas y estuches.
Por aquella época siquiera me paraba a pensar en lo que te puede aportar (o no aportar) una decepción. Me limitaba a escuchar vanales ¨me has decepcionado¨ que se disipaban días después.
Tarde tiempo en sufrirla, sin adornos. Hay diferente maneras de encajarla; puedes darte golpes contra una pared que va a seguir igual de rígida, o hacerlo desde un punto de vista algo más maduro. Por desgracia, yo elegí el primer camino, el más fácil y el más dificil, el poco inteligente.
Pero ¿saben qué?, en esos momentos es cuando más necesitan cuidar de si mismos, es importante estar fuertes,seguros, y orgullosos de su comportamiento. No permitir que el subconsciente les delate, y dejar que su razón maneje todo lo demás. Es duro que alguien te DECEPCIONE, pero mucho más es decepcionarse a uno a mismo, que al fin y al cabo es a quien vas a tratar y a quien vas a compartir siempre.

(...)

A quien crea y quiera ser un nómada toda la vida, lo respeto tanto como lo compadezco.
Es interesante el CARPE DIEM, el conocer a diversas personas con diversos carácteres: aprender de unas, repeler a otras. Vivir cada día algo nuevo. Enriquecerte desde luego. Pero es imposible que algo con fecha de caducidad previa te aporte lo que te puede llegar a aportar un GRANDE, en la cafetería de siempre, con la clientela de siempre, en la ciudad de siempre.
No significa que lo mejor sea estancarse ¡Es necesario no hacerlo! Es necesario crecer. Pero es mucho más fácil si lo haces de la mano de alguien, aunque esté a cientos de kms.
Creí llegar a autoconvencerme que perdiendo el día a día se deterioraban los sentimientos. Pero hay algunos que son mucho más que eso, siempre que los interesados lo sientan y lo luchen, claro.

Ahora estoy escuchando casualmente a algun mendigo lisboeta cantar ¨stand by me¨, miro hacia la ventana y sonrio. Sonrio pensando que a 500 km existen personas que están más dolidas al ver la decepción depositada en mi misma, que la suya propia; gente que me quiere tanto, que ha supeditado sus sentimientos por los míos.


Y a día de hoy, solo por eso, puedo darle envidia a todos ustedes.


lunes, 9 de noviembre de 2009

Rutina disfrazada.



Perpleja. Sí, sí, perpleja me tiene mi ya entrañable Lisboa.

Terminé temprano las clases, y parece que la capital Lusa te obliga a no quedarte parada, a odiar ver pasar las horas, a querer recorrerla de arriba a abajo, a exprimirla regalándole vida a los sentidos.
Mis coche-facultad-coche-café-coche-casa quedan muy lejos ya, y es precisamente la vida activa que marca esta ciudad lo que me llena de vida.

¨Termine temprano las clases...¨ y decidí caminar por Lisboa, sin destino fijo. No me dirigía al Castelo de Sao Jorge, ni al palacio de las Naciones... tampoco a la plaza de Rossio o a Colombo.
Me dejé llevar durante dos horas por el ritmo que marca la ciudad adoquinada; recorriendo sus avenidas que son auténticos laberintos de rampas y escaleras; maravillándome con las vistas desde los miradores en los que todas desembocan; sorprendiéndome de las pequeñas tiendas en los barrios más antiguos; perdiéndome y encontrándome, pero nunca preguntando. No quiero seguir sintiéndome turista en Lisboa. No llevé el mapa que siempre guardo en el bolso, como intenté hacer uso del curso de portugues en todas las lojas a las que entré.
Es seguro que me seguiré perdiendo, y en mis despistes con mi torpe orientación, seguiré aumentando esa lista, lista que ya empieza a tomar forma, a pintarse de colorines...

Aquí van unas fotos que hice con el móvil, disfrute improvisado:






































sábado, 7 de noviembre de 2009

.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Las dos caras.

Desde que tengo conciencia, soy una obsesa de lo complejo, lo dificil o enrevesado; lo misterioso, lo luchado.
No me llena ser un diez en algo que no me cuesta, como tampoco tener algo por lo que no he llorado.
Me gusta aprender cada día, enfadarme conmigo misma y echarme la bronca, llegar a una situación límite para saber salir de ella, cometer errores ( a veces uno tras otro) y pegarme un bofetón para no repetirlos.

Me gusta la gente complicada. No me gustan las cosas fáciles, mi incosciente sale corriendo y voy yo detrás. Otras veces no van a la par, atracción-desesperación cuando me desbordas, cuando no consigo percibirte, cuando enredas tanto mi cabeza que cortacircuitas mi razón. Y como no sé repararlo actúo de niña pequeña, de inmadura, de incosciente...
Tiempo, distancia, y parches y consigo que vuelva a funcionar, con un extra de madurez inclusive.

Y entonces me río, me ¨des.co.jo.no¨ de los hoy te quiero, hoy no te quiero; de los cuernos que a más de 200 km no son cuernos; de la tristeza aguda porque hoy notaste algo raro en su voz; por tanta tontería que nos envuelve, que nos afecta, que nos condiciona.

Y esque ¨besar el suelo¨ te hace grande en el momento que consigues reponerte. Te aporta la entereza para probar, experimentar, conocer; aceptar, rechazar o esquivar; para afrontar y pensar; para ser completo, que dicho sea de paso, no es lo mismo que estarlo.








Inevitable tener dos caras,

Inteligente saber llevarlas.

[[Audio: 24-25-Kings of convenience

¨Los sueños arden, pero en sus cenizas está el oro...¨]]